Hoy y Mañana

Bienvenidos a la página web del Centro de Ética David Hume

Si bien siempre ha sido importante pensar sobre el bien y el mal, hoy es vital reflexionar e investigar sobre los principios de la ética.


Tradicionalmente, esta labor la han realizado los teólogos y los filósofos. Hoy esto ya no basta. Es cierto que la teología y la filosofía fueron antecesoras de las ciencias. Las ciencias empíricas han alcanzado ya una madurez que les permite enfrentar con éxito esta delicada labor. Creemos que la ética, en cuanto disciplina, ha llegado también a la cima en este sentido.


En el mundo existen innumerables instituciones dedicadas a la reflexión e investigación de los problemas éticos. Numerosos investigadores, usando los métodos de las ciencias naturales, encuentran respuestas a las preguntas que todos nos hacemos sobre cómo actuar bien, cómo tomamos las decisiones morales, o cómo definir lo bueno y lo malo, en un mundo tan complejo y tan diverso como el nuestro.


Creemos que el nombre de David Hume, ese escocés universal, marca una pauta y una dirección relacionadas con lo que intentamos hacer en el Centro de Ética de la Universidad Francisco Marroquín. Hume está en el centro de la tradición que hemos recibido: llega con una mano hasta los estudiosos de la Universidad de Salamanca, de los siglos XVI y XVII, y con la otra hasta Carlos Darwin y los que adoptaron su “peligrosa idea” de la evolución y la selección natural.


Iniciamos hoy esta página web del Centro de Ética David Hume de la Universidad Francisco Marroquín, para abrir un nuevo espacio a la discusión y reflexión en torno a la rica experiencia de ser personas libres y responsables en un ambiente de libertad. Tal es nuestro propósito y nuestra ambición. ¡Bienvenidos!


Roberto Blum

Hoy

Sobradamente rebasado ya el ámbito de los tanteos y de la mera ilusión, pero sin llegar a conformarse de una manera institucional desde el punto de vista jurídico, el Centro de Ética David Hume, de la Universidad Francisco Marroquín, se concibe a sí mismo como una inquietud permanente y dinámica, que se concreta en personas, ideas y actividades.


Entre las personas están las que tuvieron los primeros atisbos y dieron los primeros pasos; las que todavía siguen constituyendo el núcleo impulsor, por lo que se refiere a promoción, coordinación, organización, enlaces, etc.; y, desde luego, todos los colaboradores, invitados, amigos y participantes, sin los cuales cualquier idea sería vana y cualquier esfuerzo fallido.


Entre las ideas, está nuestro convencimiento de que la persona libre y responsable ha sido y debe seguir siendo siempre lo primero. Y, en consecuencia, de que no puede haber persona libre y responsable sino sobre la base de principios y valores, una definida dignidad humana frente a los retos, y una inequívoca asunción de las consecuencias de los propios actos.


Entre las actividades, cuentan éstas: a) diálogo, reflexión y discusión sobre un determinado dilema ético en un marco socrático; b) diálogo, reflexión y discusión en torno a la lectura de un libro previamente indicado o entregado, – pueden participar no solo estudiantes, profesores y personal de la UFM, sino también otras personas de la comunidad guatemalteca, interesadas por los temas éticos; c) con la idea de llegar a un público más amplio, se organizan cine foros, conferencias, debates y simposios.

¿Mañana?

Estamos seguros de que mañana será lo que nosotros hagamos de él hoy. Y hoy estamos empeñados en que mañana sea un día mejor: más claro, más fecundo, más pacífico, más habitable…; ámbito único de unos hombres que no dejan de soñar, de avanzar, de creer, de crear y de crecer.