El portal

En el portal del Centro de Ética David Hume aparecen, en la parte superior y de izquierda a derecha, las figuras de Platón y Aristóteles, seguidas por las de Tomás de Aquino, David Hume, Charles Darwin, Pierre Teilhard de Chardin, y en el extremo derecho una figura humana, que forma parte del logotipo del Centro.


Platón tiene en sus manos el Timeo y Aristóteles la Ética. Ambos forman parte del mural La Escuela de Atenas, pintado por Rafael Sanzio en El Vaticano. Platón y Aristóteles son los padres de la filosofía ética del mundo occidental. A continuación está Tomás de Aquino, con su magna obra, la Summa Theologica, una influyente síntesis de todo el conocimiento de la época medieval. Su influencia llega hasta nuestros días, con los filósofos neoescolásticos.


Después sigue David Hume, filósofo escocés del siglo dieciocho, del que el Centro de Ética tomó su nombre. Su figura está en el medio. Hume fue un prolífico pensador e historiador. Entre sus obras, podemos citar Tratado sobre la naturaleza humana, Historia de Inglaterra e Historia natural de la religión. Hume consideraba que su obra Investigación sobre los principios de la moral, publicada en 1751, era su mejor trabajo.


Viene en seguida Carlos Darwin, importante científico inglés, cuya idea seminal de la evolución de las especies, mediante la selección natural, ha sido quizá una de las ideas más fructíferas de la historia. Sus repercusiones en el mundo actual son innumerables en todos los campos. Pierre Teilhard de Chardin, jesuita francés del siglo XX, reconoce la importancia de la evolución e intenta con ella proyectar el futuro del hombre. Finalmente aparece una figura humana estilizada, que junto con otras dos forma un círculo, con lo cual se pretende representar la cooperación de personas libres y responsables.